El tiempo fuera es una técnica  utilizada por cuidadores, maestros, terapeutas y padres para modificar conductas no deseadas. Consiste en retirar al niño de alguna situación en la que manifieste una conducta no deseada, como lo es un golpe, mordisco, grito, falta de respeto, etc. El niño debe ser alejado por 1 minuto por año de vida, es decir, un niño de 7 años debe permanecer por 7 min. Durante este tiempo, al niño no se le permite hablar, ni interactuar con lo que tiene a su alrededor. Luego del tiempo, se incorpora a la actividad que estaba haciendo. Es en este momento donde se interrumpe el proceso de aprendizaje, pues no existe ningún tipo de interacción con el cuidador y el niño no entiende qué está haciendo mal, no reflexiona, y por lo tanto seguirá teniendo ese comportamiento “no deseado”.

Hay momentos en la crianza de los niños, en los que sentimos que no estamos logrando que nuestros hijos entiendan y cumplan las normas y en muchas ocasiones, logramos conductas retadoras en las que nuestros hijos nos ponen al límite de paciencia. Recordemos que en el fondo, ellos buscan manifestar a través de la conducta las emociones que están viviendo en el momento y que es importante brindarle herramientas que les permitan canalizarlas, validarlas, entenderlas y de esta forma lograr una convivencia más amena y respetuosa.

Para que el proceso sea beneficioso para el niño, es importante establecer una buena comunicación en la  que el niño se haga  consciente de la conducta, así lo ayudaremos a entender qué hizo mal. De esta forma, cuando el tiempo fuera es utilizado como mecanismo para ayudarlos a regularse, a tomar aire, a alcanzar la calma, lograremos establecer una estrategia que nos permita intervenir en una situación determinada de una manera respetuosa. Para ello, debemos tomar en cuenta que no es necesario establecer tiempos, es decir, podemos ofrecerle al niño el tiempo que sea necesario para alcanzar la calma, y luego es muy importante, establecer una conversación –siempre desde la empatía y validación de las emociones- y así lograremos una buena intervención. Si es necesario, se puede generar una consecuencia, tratemos siempre de buscar opciones viables  y que realmente podamos llevar a cabo.

En muchos casos ocurre, que al no tener el seguimiento adecuado, ni cumplimiento de las consecuencias establecidas por los cuidadores, pierde validez y el niño deja de tomarlo en serio.

En muchas tendencias, es considerado un castigo. A su vez, es un momento en el que se puede bloquear la manera correcta de canalizar una situación, pues se le impide al niño expresar su sentir, y se cerrará su proceso de reflexión. Sin embargo, es una herramienta que puede ser efectiva en ciertos casos (niños con severos problemas de conducta, salones de clase, etc). Siempre es importante buscar ayuda profesional cuando la situación se sale de nuestras manos.

Recuerda también que cada situación es diferente, y por supuesto que cada niño también lo es. Es importante tomar en cuenta la etapa del desarrollo en la que se encuentra, y saber cuál proceso está atravesando, de esta forma podrás estar más preparado. O si ocurre algún retroceso sin alguna causa conocida, es importante consultar con sus maestras, o con un psicólogo que te oriente para canalizarlo.

La constancia y el establecimiento de límites siempre serán tus aliados a la hora de establecer la disciplina en casa, no tengas miedo de hacerlo, siempre tendrás momentos para reflexionar, modificar y negociar. Los niños se sienten mucho más seguros cuando los adultos intervenimos de manera respetuosa.

 

Servicios

Taller sobre Berrinches

Asesoría para Padres

Dirigido a padres con niños de 2 años en adelante. Contiene una parte teórica que nos permite conocer el proceso por el que nuestro niño está pasando y así entender qué representan los berrinches, por qué ocurren y qué debemos hacer
más
Con este taller podemos entender los hitos del desarrollo que está atravesando y también aprender sobre las primeras pataletas y cómo abordarlas.
más

Taller sobre Rutinas

Asesoría para Padres

Te ayudo a construir tu rutina a través de ejemplos o a modificar la que ya tengas y realizarle los ajustes que necesites.
más

Quien soy

Cecilia Zajía

Me llamo Cecilia Zajía, soy educadora egresada de la UCAB en Caracas, Venezuela, con 12 años de experiencia laboral entre Venezuela, USA, Panamá y actualmente, estoy a la espera de la homologación de mi licenciatura en España. Soy maestra enfocada en la Inclusión Escolar y en Dificultades del Aprendizaje, y además promotora del aprendizaje significativo y sobre todo, de respetar las distintas etapas del desarrollo y el tiempo que tiene cada niño en completarlos.  También soy fiel creyente de la Disciplina Positiva y por muchos años la he aplicado en mis salones de clase, y ahora que soy madre, lo aplico también en casa; pero como me encanta enseñar, decidí certificarme en Disciplina Positiva para poder ayudar y guiar a muchas familias en este hermoso camino que es la crianza.

Con esto quiero darles la bienvenida a mi blog, y a todos los conocimientos que me gustaría compartir, así como aprender de tantas madres y padres dedicados a la tarea de criar. Buscamos formar seres autónomos, felices, independientes y sobre todo que se sepan queridos y amados por sus padres, y a su vez que la crianza se vuelva una tarea agradable para toda la familia.

Contacto